Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Las cifras vergonzosas de la desigualdad

Español
Columnista: 
Juan José Hoyos
Fecha: 
02 de Febrero de 2014

Las cifras de los informes económicos son frías. Se leen como una radiografía que revela el estado de una empresa o un país. Los gobiernos y los inversionistas las usan para diagnosticar cuáles son los problemas que enfrentan. Los economistas a cargo de la situación se comportan como una junta de médicos: evalúan la enfermedad y deciden el tratamiento.

 

No ha ocurrido lo mismo con las cifras del informe sobre la desigualdad presentado por Oxfam en el Foro Económico Mundial de Davos, el evento que reúne a líderes empresariales y políticos para discutir los problemas del mundo en los campos de la economía, las finanzas, las políticas públicas, la tecnología, los recursos naturales, la energía y la responsabilidad social, entre otros. Oxfam es una organización no gubernamental que busca ofrecer una respuesta integral al reto de la pobreza y la injusticia y trabaja en 41 países en proyectos de desarrollo, acción humanitaria y comercio justo.

 

Las cifras del informe de Oxfam provocan pavor y el problema, por el momento, no hay quién pueda resolverlo. Esta son algunas de ellas:

 

Las 85 personas más ricas del mundo poseen una riqueza equivalente a la que tiene la mitad de la población mundial. Casi la mitad de la riqueza mundial -el 46%- está en manos del 1 % más rico de la población, cuya fortuna asciende a unos 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial. El 10 % de la población del mundo acapara el 86 % de los recursos de la Tierra.

 

Según el informe, los ricos fueron los que más se beneficiaron de la crisis financiera mundial que estalló en 2008, aunque la desigualdad ya venía creciendo de manera significativa en los últimos 30 años. El fenómeno se presentó hasta en los países considerados más democráticos: en Estados Unidos, después de la crisis de 2009, el 1 % más rico ha acumulado el 95 % del crecimiento total, mientras que el 90 % más pobre de la población se ha empobrecido aún más. El desempleo aumentó a causa de la crisis y los salarios de millones de trabajadores fueron recortados.

 

Así como los ricos acumulan riqueza, los pobres acumulan pobreza: el 70 por ciento de los pobladores del mundo solo poseen el 3 por ciento de la riqueza. Mientras tanto, hay 1.426 multimillonarios que poseen cada uno una fortuna de más de mil millones de dólares.

 

En Europa, la crisis financiera también ha enriquecido a los más ricos. La fortuna conjunta de las 10 personas más ricas de la Unión Europea asciende a unos 217 mil millones de euros y supera el monto total de los estímulos fiscales aplicados en los países de la Unión entre 2008 y 2010 para paliar la crisis, calculados en unos 200 mil millones de euros.

 

El informe asegura que para evadir impuestos, las personas más ricas y las grandes empresas ocultan miles de millones de dólares ante los gobiernos de sus países a través de complejas redes montadas en paraísos fiscales. Se estima que 21 billones de dólares escapan cada año al control de los entes fiscales de los gobiernos.

 

¿Y por qué no hay quién pueda resolver estos problemas? La respuesta del informe es elocuente: porque las élites más ricas han “secuestrado” el poder político y establecen las reglas económicas para su beneficio. Esto se traduce en políticas tributarias injustas, corrupción y lavado de dinero.